Ética en Educación

Posted: June 18, 2010 in UVM: Master

UTILITARISMO

 

 

Por: Guillermo N. López

Introducción.

    Dentro de la ética existen distintas corrientes de pensamiento filosóficos que han permitido la evolución de esta como una ciencia disciplinaria que puede establecer los preceptos del comportamiento humano, El Utilitarismo, es una de estas ideologías que refleja una esencia importante del ser humano, para poder explicar esta corriente analice resúmenes de los manuscritos originales de Jeremy Bentham & John Stuart Mill, fundadores de este pensamiento; a continuación te expongo lo que considero más importante con mis palabras.

Contenido

“El utilitarismo, es la creencia de que la única norma de moral está determinada por su utilidad”

Los filósofos lo llaman un sistema “teleológico”. La palabra griega telos significa ‘fin’ o ‘meta’. Esto significa que este sistema ético determina la moral basándose en el resultado final. Mientras que la ética cristiana está basada en reglas, el utilitarismo está basado en resultados.

El utilitarismo comenzó con las filosofías de Jeremy Bentham (1748-1832) y John Stuart Mill (1806-1873). El utilitarismo obtiene su nombre de la pregunta de prueba de Bentham: “¿De qué sirve?”. Él concibió la idea cuando se encontró con las palabras “la mayor felicidad para el mayor número” en Treatise of Government, de Joseph Priestly.

John Stuart Mill modificó esta filosofía y la desarrolló aparte del fundamento hedonista de Bentham. Mill usó el mismo cálculo utilitario, pero en cambio se centró en maximizar la felicidad general calculando el mayor bien para el mayor número. Mientras Bentham usó el cálculo en un sentido cuantitativo, Mill lo usó en un sentido cualitativo. Él creía, por ejemplo, que algunos placeres eran de una calidad superior a otros.

Así pues de esta forma el utilitarismo ha sido aceptado por tantas personas simplemente porque parece tener mucho sentido y parece relativamente sencillo de aplicar. Sin embargo, cuando fue propuesto por primera vez, fue una filosofía radical. Intentó establecer un sistema moral aparte de la revelación divina y la moral bíblica. El utilitarismo se centraba en los resultados antes que en las reglas. En última instancia, el enfoque en los resultados demolió las reglas; en otras palabras, el utilitarismo proveyó una forma para que las personas vivieran vidas morales aparte de la Biblia y sus indicaciones. No había ninguna necesidad de apelar a la revelación divina. La razón, antes que la revelación, era suficiente para determinar la moral.

Bentham escribió: “El principio de utilidad significa aquel principio que aprueba o desaprueba cada una de las acciones según la tendencia que aparenta tener para aumentar o reducir la felicidad de la parte cuyo interés está en cuestión; o, lo que es lo mismo en otras palabras, para promover u oponerse a esa felicidad”. (Bentham, 1789).

Mill modificó el utilitarismo de Bentham. En tanto que Bentham estableció un utilitarismo del acto, Mill estableció un utilitarismo de la regla. Según Mill, uno calcula lo que está bien comparando las consecuencias para todos los agentes pertinentes de reglas alternativas para una circunstancia particular. Esto se hace mediante la comparación de todas las circunstancias o entornos pertinentes similares en cualquier momento.

¿Por qué llegó a ser tan popular el utilitarismo?

Esta pregunta la podemos responder si desglosamos:

Primero, es un sistema ético relativamente fácil de aplicar. Para determinar si una acción es moral uno debe simplemente calcular las consecuencias buenas y malas que resultarán de una acción específica. Si lo bueno supera a lo malo, entonces la acción es moral.

Segundo, el utilitarismo evita la necesidad de apelar a la revelación divina. Muchos de los que adhieren a este sistema ético están buscando una forma de vivir una vida moral aparte de la Biblia y una creencia en Dios. El sistema reemplaza la revelación por la razón. La lógica, antes que una adherencia a principios bíblicos, guía la toma de decisiones de un utilitarista.

Tercero, la mayoría de las persona ya usa una forma de utilitarismo en sus decisiones diarias. Tomamos muchas decisiones no morales cada día basadas en las consecuencias. En la fila para pagar en la caja buscamos la cola más corta para poder salir por la puerta más rápidamente. Tomamos la mayoría de nuestras decisiones financieras (librar cheques, comprar mercancía, etc.) según un cálculo utilitario de costos y beneficios. Así que tomar decisiones morales usando el utilitarismo parece una extensión natural de nuestros procedimientos de toma de decisión diarios.

¿Si parte de la esencia humana se reflejada en el utilitarismo, cuales son los contras que enfrenta este?

Un problema que tiene es que conduce a una mentalidad de que “el fin justifica los medios”. Si cualquier fin puede justificar los medios para alcanzarlo, no se tiene un verdadero fundamento ético. Pero todos sabemos que el fin no justifica los medios. Si fuera así, entonces Hitler podría justificar el Holocausto porque el fin era purificar la raza humana. Stalin podría justificar la matanza de millones de personas porque estaba intentando lograr una utopía comunista.

El fin nunca justifica los medios. Los medios deben justificarse a sí mismos. Una acción específica no puede ser juzgada como buena simplemente porque puede conducir a una buena consecuencia. Los medios deben ser juzgados por alguna norma objetiva y consistente de moral.

Segundo, el utilitarismo no puede proteger los derechos de las minorías, si la meta es el mayor bien para el mayor número. Los estadounidenses del siglo XVIII podrían justificar la esclavitud en base a que brindaba una buena consecuencia para la mayoría de estadounidenses. Sin duda la mayoría se beneficiaba de la mano de obra barata, aun cuando la vida de los esclavos negros fuera mucho peor.

Un tercer problema con el utilitarismo es la predicción de las consecuencias. Si la moral está basada en los resultados, entonces tendríamos que ser muy conscientes para predecir precisamente las consecuencias de cualquier acción. Pero, cuando mucho, sólo podemos adivinar el futuro, y a menudo estas estimaciones razonadas son erróneas.

Un cuarto problema con el utilitarismo es que las consecuencias mismas deben ser juzgadas. Cuando ocurren resultados, todavía debemos preguntar si son resultados buenos o malos. El utilitarismo no brinda ningún fundamento objetivo y consistente para juzgar los resultados, porque los resultados son el mecanismo usado para juzgar la acción misma.

Una forma popular de utilitarismo es la ética de la situación propuesta por primera vez por Joseph Fletcher en su libro Situation Ethics: The New Morality (Fletcher, 1966); Fletcher desarrolló su sistema ético como una alternativa para dos extremos: el legalismo y el aninomianismo. El legalista es como los fariseos en tiempo de Jesús, que tenían todo tipo de leyes y reglamentaciones, pero sin corazón. Enfatizaban la ley por sobre el amor. Los antinomianos son como los libertinos del tiempo de Pablo, que promovían su anarquía. El fundamento de la ética de la situación es lo que Fletcher llama la ley del amor. El amor reemplaza a la ley. Fletcher dice: “Seguimos la ley, si es que lo hacemos, por amor”. (Fletcher, 1966).

Tal vez el mayor problema con la ética de la situación es que la ley del amor es demasiado general. Las personas tienen diferentes definiciones de lo que es el amor. Lo que algunos consideran que es un acto amoroso, otros podría considera una acción desprovista de amor.

Además, el contexto del amor varía de situación en situación, y ciertamente varía de cultura en cultura. Así que hasta es difícil derivar principios morales que puedan ser conocidos y aplicados universalmente. En otras palabras, es imposible decir que seguir la ley del amor es hacer tal y cual cosa en cada circunstancia. Las situaciones y las circunstancias cambian, así que la respuesta moral puede cambiar también.

La exhortación a hacer la cosa amorosa es aún menos específica que hacer lo que sea el mayor bien para el mayor número. Tiene prácticamente tanta fuerza moral como decir que hagamos “lo bueno” o “lo correcto”. Sin una definición específica, no es más que una perogrullada moral.

Segundo, la ética de la situación adolece del mismo problema que el utilitarismo para predecir las consecuencias. A fin de juzgar la moral de una acción, tenemos que conocer los resultados de la acción que estamos por realizar. A menudo, no podemos conocer las consecuencias.

 

Conclusiones

Ya solo me resta presentar mis reflexiones generales a las que llegue después de redactar este simple análisis; para Mí, El Utilitarismo refleja la idea de la búsqueda de un bienestar común sin tener que recurrir a los estigmas o paradigmas tradicionales, es decir, buscar un buen sentir sin necesidad de buscar la aprobación de una deidad o fuerza divina que nos autorice a llegar a ese nivel; es como escapar de las ataduras más antiguas impuestas por las primeras civilizaciones y que han perdurado a lo largo de la evolución de la sociedad; al principio esta corriente ideológica me pareció una buena teoría pero al llegar a la explicación de la mala aplicación de la ideología donde el fin justifica los medios para llegar a ese estado de bienestar, fue cuando reflexione que las malas interpretaciones de romper con un leyes opresoras muchas de las veces los individuos son podemos asimilarlas de manera correcta y nos llevan a realizar actos no éticos o en contra de nuestra naturaleza humana, así pues, El utilitarismo puede sentar las bases de ideologías que permitan llegar a un bienestar si tener que afectar el bienestar general global.

BIBLIOGRAFIA

Jeremy Bentham, An Introduction to the Principles of Morals and Legislation, impreso en 1781 y publicado en 1789 (Batoche Books: Kitchener, ON Canada, 2000), 14.

John Stuart Mill, “Last Stage of Education and First of Self-Education,” Autobiography, 1873 (New York: P.F. Collier & Sons, 1909-14).

Joseph Fletcher, Situation Ethics: The New Morality (Philadelphia: Westminster, 1966).

Kerby Anderson, El utilitarismo. Probe Ministries. 2001

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s